Benicassim: Caminando por la Via Verde

Benicassim: Caminando por la Via Verde

Aquí me encuentro en un bar de Tarragona sorbiendo un poleo. He recorrido más de 200 km de mi proyecto Caminante No Hay Camino y me encantaría centrarme en mi primera parada: Benicàssim. Para llegar a esta localidad caminé por la playa del Gurugú. Más de 2 km de playa de arena que unen el Grao de Castellón con Benicassim. El sol brillaba más que de costumbre para ser un 17 de febrero. Y gracias a ello encontré a 5 valientes que decidieron ponerle un poquito de emoción a sus vidas, introduciéndose en el mediterráneo con sus respectivos kayaks. Se asombraron un poco de mi proyecto, pero centrados en lo suyo, pusieron rumbo a lo que parecía infinito. Les pedí una foto y sin prepararse la tomé. Soy de los que me encanta lo inesperado, lo auténtico, lo imborrable.

Siguiendo con mi camino, sin ninguna gran dificultad (todo es llano y transitas por un largo paseo) llegué a Benicàssim. Allí me esperaba una estancia de dos días donde tuve la oportunidad de estirar las piernas, escribir algún que otro post y sobre todo reflexionar acerca de la importancia de la calma. Vivimos vidas cargadas de estrés que normalmente es impuesto por otros y no nos damos cuenta que la responsabilidad de no ceder ante ello, está en nosotros. Así que después de poder lavar mi ropa después de 4 días de Camino de Santiago, me dispuse a disfrutar de una experiencia gratificante. Caminar de Benicàssim hacia Oropesa por la Via Verde.

Son las 10:00 a.m, cargo mi mochila de 12kg y me pongo en marcha sin antes saludar a una amiga que me cruzo por el paseo. Atrás dejo el Hotel Voramar, un excelente lugar para poder disfrutar de su amplia terraza en forma de balcón enfrente del mar. Empiezas por un camino bien asfaltado, el cual daba paso a lo que era la antigua vía de tren que unía las poblaciones costeras. Y nada más calientas tus piernas, te encuentras con el hermoso puente de piedra que puedes ver en la imagen principal de este post.

Sigues caminando y empiezas a ver cientos de personas en ambas direcciones. Algunos con bicis y la mayoría andando. Es fundamental que el sol brille con fuerza para poder encontrar a esa cantidad de personas. A lo largo del trayecto dispones de multitud de vistas al mar, dejando a un lado una torre: la Torre de la Colomera. Estas torres fueron construidas en 1728 bajo las órdenes del Príncipe de Campoflorido con un propósito, vigilar posibles llegadas de tropas enemigas.

Y llega el momento de cruzar el túnel de más de 600 metros. Genera un contraste brutal que sirve para refrescar tus pensamientos después de la caminata bajo las órdenes del sol. Existe una acera a la derecha y es muy transitado por bicicletas, sobre todo en su camino central. Es una sensación única caminar bajo la luz artificial que hace que puedas seguir el camino, y sobre todo la luz al final del túnel que marca una salida que parece que nunca llega. Totalmente recomendable por el cambio de sensaciones que produce en ti el cruzarlo.

Y por último y después de unos 6 kilómetros llegas al puerto deportivo de Oropesa. Unas magníficas vistas que preceden el final del camino asfaltado. Luego puedes girar a la derecha y entrar de lleno en el paseo de la Plaza de la Concha. Es un paseo que se puede realizar a diario y que se disfruta porque hay una diversidad enorme de sensaciones que produce. Pasar del abrasador clima mediterráneo a adentrarse en túneles que refrescan no sólo tu cuerpo, sino también tu mente. Os dejo con esta última imagen de la Playa de la Concha donde al finalizar el recorrido puedes zambullirte en las cálidas aguas del mar que les rodea.




Marc FasFounder at Dreamingpass

Yo de mayor quiero ser libre. He creado un boarding pass para ayudarte a conseguir tu sueño más preciado: ser feliz. Me siento emprendedor, me encanta fluir con la vida y las cosas sencillas. No soy el mismo desde que tuve un despertar interior que me lleva a viajar en busca de la felicidad. Puedes encontrar más sobre mi en Acerca de o en mi perfil atípico de linkedin. Escribo en mi blog, vendo mis servicios para ayudarte a ser feliz y viajo muy a menudo para demostrar que para mi: "la vida es otra cosa".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *