Cómo hacerte el amor sin tener sexo

Cómo hacerte el amor sin tener sexo

Lo siento pero no te reconozco. Me puedes llamar lo que quieras. Desde gay, pasando por picha floja o simple y llanamente loco. Pero no quiero apuntarte en una lista. No quiero quedar con mis amigos y hablar de ti como si de un mueble se tratara. Me resisto a sentir que no eres lo mismo que yo, que solo eres corazón. Pero no puedo reconocerte, cada día pareces más un hombre. Fijándote en la cantidad y no en la calidad. Buscando amor donde solo se puede encontrar placer. Confundiendo placer con aquello que es lo único que calma tu interior. Y mientras tanto, te animo a que sigas contando camas visitadas, hombres desnudos y heridas sin cicatrizar.

Siento que no va por ahí, pero no puedo ponerte freno, tú eres libre y eliges lo que más te conviene ¿no? Y lo que más te conviene está en un anillo caro, mucha estabilidad, un hombre que parece estar seguro de si mismo y una casa donde compartir tu vida. Un buen coche con el cual llevar a los niños a la piscina, unas amigas que compartan lo que tú haces y lo más importante, una burbuja invisible en la que por mucho que sufras, no des ni una mínima señal a los demás de que por dentro estás muriendo. Vale que no estás muriendo, que te va todo genial y que aquello que te duele en el corazón se puede curar con pastillas, con más hombres, con tener más hijos.

PREPÁRATE PARA LA INESTABILIDAD EXTERIOR

Yo vengo a proponerte algo nuevo. No quiero que nos acostemos en la misma cama, que me enseñes los pechos, que sientas que soy uno más. No hace falta que imites a las actrices porno, que te pongas relleno o que quieras apagar la luz para no ver tu celulitis. No quiero que me puedas comparar con otros, que sea todo perfecto, que me pongas nota. Lo único que deseo es que mi nota después de esta experiencia sea no evaluable.

Me resisto a sentir que no eres lo mismo que yo, que solo eres corazón. Marc Fas 

Click to Tweet

Quiero que te dejes tus maquillajes, tus anillos caros y tu reloj de marca en la mesilla. Prefiero que cojas una mochila nueva, tres conjuntos de ropa y por último tu alma. Vendré sucio y sudado del camino, pero con el corazón limpio y abierto a compartir. Te subirás a mi bici y nos caeremos en el primer semáforo. Tú rápido te levantarás para no hacer el ridículo, pero levantarme a mi te costará más, no podré hacerlo porque estaré llorando de la risa. El sillín se te clavará donde menos esperas, lo siento: déjate llevar.

Pararemos en un bar donde el dueño nos preguntará qué hacemos y le responderemos que vivir. Le diremos que no tenemos dinero para pagar y que trabajaremos una hora en la cocina. Conoceremos a Luisa y Alberto, gente majísima que nos harán reír y llorar mientras lavamos platos y hacemos ensaladas. Nos iremos con una sonrisa que creará arrugas y una energía positiva que nos llevará a la siguiente estación.

Seguiremos pedaleando pero habrá un momento en que la bici se romperá. Tú dirás que ya lo sabías. Yo te diré que algo bueno habrá detrás. Nos sentiremos perdidos en la inmensidad de la carretera. Pero justo entonces aparecerá un hombre con un 4x4 y nos ofrecerá su ayuda. Nos subiremos a su coche y nos llevará a su casa. Un hermosa casa de campo nos espera con los brazos abiertos.

Les ofreceremos cocinar, pero se resistirán. Iremos a ducharnos, a sentir el agua caliente, a besarnos con la mirada. Bajaremos a cenar y conoceremos a dos enanos maravillosos. Nos reiremos, lloraremos con ellos por una pérdida familiar y bailaremos cuando se me ocurra en el peor momento poner “La Macarena”. Les contaremos nuestra historia y sus ojos brillaran, viendo en nosotros aquello que a ellos les gustaría vivir.

LA DESPEDIDA PASARÁ A SER UN MOMENTO MÁGICO

Ya es hora de dormir. Hay dos camas separadas. Estamos muy cansados. Pero las juntaremos. No habrán posturas del Kamasutra o susurros con guarradas impresas. Habrán caricias llenas de emoción, miradas de las que resumen sentimientos, tranquilidad de esa que te hace vivir flotando. Dormiremos cogidos como si de nuestra última noche se tratara, habiendo cedido nuestro corazón el uno al otro sin miedo de no tener reembolso.

Es hora de la despedida. Tú volverás a tu vida, yo a mi camino. Solo deseo una cosa, que cuando tus amigas te pregunten por qué no tuviste sexo conmigo, desprendas la misma sonrisa que muestro yo cuando ofrezco amor. Deseo que derrames una lágrima de emoción por recordar cada instante en los que fuiste tú misma, en los que no tuviste que fingir ser perfecta, en los que mostrarte que eres realmente increíble. Lo único que deseo es que cuando te insistan para saber qué paso, les expliques que te hice el amor sin tener sexo.

Photo by Andreas Rønningen



Marc FasFounder at Dreamingpass

Yo de mayor quiero ser libre. He creado un boarding pass para ayudarte a conseguir tu sueño más preciado: ser feliz. Me siento emprendedor, me encanta fluir con la vida y las cosas sencillas. No soy el mismo desde que tuve un despertar interior que me lleva a viajar en busca de la felicidad. Puedes encontrar más sobre mi en Acerca de o en mi perfil atípico de linkedin. Escribo en mi blog, vendo mis servicios para ayudarte a ser feliz y viajo muy a menudo para demostrar que para mi: "la vida es otra cosa".

16 thoughts on “Cómo hacerte el amor sin tener sexo

  1. Lo que son realmente increíbles son estas palabras, Marc.

    Me encanta haber decidido comenzar esta mañana de sábado sumergiéndome entre tus palabras, compartiendo la emoción al descubrir que existen personas que se atreven a sentir y viven confiando que siempre podemos hacerlo mejor. O hacerlo más auténtico, más especial, más inolvidable.

    Espero que sigas haciendo mucho el amor cómo tú sabes y sigas dibujando sonrisas, de las que se ven y de las que no. De las que van acompañadas de lágrimas de emoción, de sentimientos compartidos, de lo que se siente al ser consciente de lo bello que es vivir.

    Un gran abrazo.

    Ali

    1. Muchas gracias Mirian por visitarme. Hubo un día que elegí contar más historias que cosas materiales, aquí puedes ver el resultado. 🙂

    1. Muchas gracias. Espero que cada día que pase nos vayamos acercando más a nuestras almas que es donde se encuentra nuestra esencia. ¡A comerse el mundo! 🙂

  2. Increible, palabras salidas del alma y directas al alma 🙂

    Al fin y al cabo cuando estemos en nuestro lecho de muerte lo que marcará la diferencia serán ese tipo de historias que la mayoría de las personas no se atreven a vivir por miedo, por lo que otros vayan a pensar o por que creen que “son cosas que solo ocurren en las películas”

    Creo que la calve está en simplemente pensar menos, vivir más y dejar espacio para la espontaneidad, para la magia.

    ¡Un abrazo!

    1. Muchas gracias Miriam por tus palabras profundas. Que razón tienes, las películas están para bajarlas a la tierra, y sólo aquellos valientes que se lo proponen lo consiguen. Caminemos hacia la magia. ¡Un abrazo!

  3. Hola Marc. Es el primer post tuyo que leo y me ha encantado. Yo he vivido una relación así y doy fe de que ha sido la mas maravillosa hasta el momento, por ser la mas pura.
    Sigue así con tu filosofía, me encanta encontrarme gente afín a mi y tener el sueño de que poco a poco todo el mundo vaya abriendo los ojos.

    Saludos y abrazos. En Facebook soy Vietrix Box, pero Beatriz para los amigos.

    1. Hola Beatriz. Me encanta a mi también encontrar gente afín y con esa visión sana de la vida. Cuando las cosas más puras son, más magia contienen. Un abrazo y nos seguimos por las redes. Muchas gracias por comentar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *