Lo que aprendí de la ansiedad

Lo que aprendí de la ansiedad

He estado leyendo estos últimos días en libros e Internet acerca de la ansiedad y resulta ser un mecanismo de defensa, una alerta. Algo no estamos haciendo bien. Y es no hacerle caso ni escucharla. Yo no tengo ni idea de casi nada, pero si que puedo hablar con propiedad de mi experiencia. Y la ansiedad ha sido en mi caso, un sistema de alerta para que reconociera que debía cambiar algo. Las épocas en las que me he conformado con convivir con ella, han sido aquellas en las que menos personalidad he tenido o he podido mostrar. 

Main photo by Bryan Minear

Por culpa de la ansiedad, aunque realmente es por culpa mía por no saber para qué se utiliza, he dejado de transmitir aquello que me gustaría sobre todo a las personas más cercanas y que se merecen mucho más de mi. Supongo que estarás conmigo. Cuando te invade no te deja actuar, te limita hasta tal punto que te está día y noche incitando a que actúes. ¿El gran problema? Que muchas veces nos paralizamos.

Y SI NO SE DEBE HUIR DE LA ANSIEDAD

Yo le sigo teniendo un gran respeto pero ya no le tengo pavor. Sé que es muy útil para mi evolución y así la acepto. Si viene de repente, inicio un camino hacia mi interior en busca de dónde puede estar su origen. Y normalmente se lleva muy bien con una emoción que también solemos dejar que nos paralice: el miedo. Hay veces que le he dado tanto poder al miedo, que se ha apoderado de mi sin piedad. Y es muy duro el reconocer que estás dejando de ser tú por tener miedo a alguna situación o a alguien.

La gran dificultad para mi reside en dar con la tecla. Ese botón mágico que hace que todo vuelva a la calma y que puedas retomar tu equilibrio. Y es que en esta sociedad solemos inventar mil parches con tal de generar negocio por una parte, y maquillar nuestra situación por temporadas por otra. Está muy claro que ante una situación de gravedad, la medicina convencional te ofrece un tratamiento rápido y efectivo. Pero es que el origen no se suele tratar con pastillas. Es algo que reside en lo más profundo de nuestro ser y su descubrimiento depende de lo valiente que seas a la hora de mover los cimientos que forman tu personalidad.

¿QUÉ HACER PARA SUPERAR UNA CRISIS DE ANSIEDAD?

Empíricamente no lo sé. Hay miles de profesionales ahí fuera que podrán darte una respuesta mucho más completa, verdadera y científica que lo que te puedo exponer yo en este post. Pero ya que he descubierto que compartir el cómo solucionamos nuestros problemas puede ayudar a alguien, voy a relatar qué acciones he ido tomando para superar y reconocer mis periodos de ansiedad. 

ACEPTACIÓN

Y aceptar no significa lo mismo que conformarse con lo que hay. Aceptar es reconocer positivamente que aquello que está sucediendo es porque tiene que pasar para que tú aprendas acerca de algo que de otra manera no sería posible. Es comprender que el cuerpo es sabio y te envía señales constantemente para que descubras tus debilidades y reacciones. Para mi la aceptación radica en entender que me encuentro en un proceso de crecimiento y que necesito paciencia. Que la ansiedad se quedará ahí el tiempo que necesite, pero que yo cuando salga de esta situación voy a resurgir mucho más fuerte y sano que anteriormente.

INVESTIGACIÓN

Descubrir por qué ha venido a molestarte la ansiedad. Preguntar a tu alrededor qué les aportas tanto positiva como negativamente. Empezar contigo un proceso de autocoaching para conocerte un poco más. Yo lo que suelo hacer es preparar papel y boli y escribir los pensamientos que se cruzan por mi mente. Una vez los apunto, trato de ver qué despiertan en mi. Cuando veo que algunos de ellos generan miedo, los subrayo y entiendo que en éstos son en los que tengo que profundizar.

ACTUACIÓN

No es que me vaya a subir a ningún escenario. La actuación para mí es la parte más importante ya que depende de tu valentía y coraje para salir de la situación incómoda en la que estás instalado. Actuar es estar abierto a entender que puede que la ansiedad haya venido a quedarse, y que hasta que no superes el reto, no va a dejar de molestarte. Actuar es ser lo suficientemente hábil, como para hacer temblar los cimientos de tu personalidad con el afán de crecer y convertirte después de este duro trago, en una persona más completa y más íntegra. Actuar es sacar tu esencia a pasear. A hablarte de tú a tú a la ansiedad y decirle que fue muy útil pero que ya es hora de desaparecer.



Marc FasFounder at Dreamingpass

Yo de mayor quiero ser libre. He creado un boarding pass para ayudarte a conseguir tu sueño más preciado: ser feliz. Me siento emprendedor, me encanta fluir con la vida y las cosas sencillas. No soy el mismo desde que tuve un despertar interior que me lleva a viajar en busca de la felicidad. Puedes encontrar más sobre mi en Acerca de o en mi perfil atípico de linkedin. Escribo en mi blog, te ofrezco una comunidad para ayudarte a ser feliz y viajo muy a menudo para demostrar que para mi: "la vida es otra cosa".


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *