7 de enero

Cómo sigo aprendiendo día a día a manejar mi estrés

Es 7 de febrero de 2019

Querido diario…

Según los prestigiosos estudios de la Universidad de Harvard sobre neurociencia, el estrés produce hipertensión, inflamaciones varias y por tanto, una estado de salud poco recomendable. Y yo me pregunto, ¿por qué me estreso en mi vida diaria? ¿qué es lo que hace que no haga las cosas con tranquilidad? ¿soy yo o es la presión que ejercen sobre mí?

Cada pelo que cae de mi cabeza me lleva a entender que la mayoría de esta sociedad hemos elegido el camino que a otros puede que les interese, pero que no es el más idóneo para vivir con salud lo «poco» que nos queda. La vida pasa volando y nosotros tratamos de volar con ella insuflando en nuestra mente preocupaciones que nos llevan al más profundo nerviosismo.

Como nuestra vida entera depende de un trabajo, tenemos miedo a no dar la talla, a que no seamos competentes y por consecuencia otra persona ocupe nuestro lugar. Y por ello elevamos nuestra presión de ser aquello que los demás necesitan que seamos. Pues bien, te explico mi caso por si es de utilidad.

Yo era de esas personas nerviosas a las que les sabía todo mal (aún sigue en mis genes), con más miedo que un gordo sentado en una silla de plástico (que no se me enfaden las personas con sobrepreso, es una broma 😂😂) y con unos resultados pésimos en cuanto manejo de mis emociones y estrés. Por mucho que corría y que intentaba realizar todas las tareas con éxito, siempre todo se complicaba.

Terminaba mis jornadas de trabajo con la espalda cargada, mi cabezón cerca de estallar y con algún año menos de salud. Pero desde que me enteré «que la vida es otra cosa», empecé a filtrar las cosas. Las divido en dos categorías: importantes y ¿en serio que tu vida depende de este hecho banal?. No pongo ejemplos que me matarán.

Así que un día elegí empezar a ser consecuente. Ahora busco ser íntegro, el foco es lo más importante. En mi trabajo por ejemplo, ¿qué puede pasar en un hotel? La mayoría de cosas tienen solución, así que me centro en lo importante. ¿Cómo manejo el estrés? Quitándole la importancia sobrante a las cuestiones. 

Y sobre todo y lo más importante, he aprendido a dejar de presionarme. Ni soy Superman, ni pretendo serlo, ni quiero ser el mejor, ni dependo de lo que opinen los demás… Lo dicho, que pretendo ser íntegro.

Bueno, seguiremos hablando en otros capítulos que hoy me he enrollado.😉

 

Main photo by Aaron Sebastian

Coméntame lo que te apetezca

sígueme en

Contacto



Para cualquier tipo de colaboración puedes
escribirme a marc@dreamingpass.com o
hacer click en contacto.

Dreamingpass © 2018