MI HISTORIA

MARC FAS, ES DECIR, YO MISMO

Voy a contarte quién soy por etapas. 

Etapa 1: de 0 a 14 años

De los 0 a los 3, lo que más recuerdo era el peso de mi cabeza. Sí, se ve que salí cabezón. Una vez entré en la guardería, me di cuenta que esto iba de crear. Así que con la ayuda de mis juguetes (la mayoría playmobil), empecé a diseñar lo que para mí era mi vida paralela. Una vida en la que la imaginación era el vehículo para ser feliz.

De los 3 a los 12 me lo pasé “bomba”. ¡Buah! Para mí el colegio fue un regalo, sobre todo la hora del patio, educación física y las excursiones de un día. Fui creciendo sin grandes dramas en mi vida y aprovechando la libertad y el respeto de mis padres a mis decisiones.

A los 13 me tocó tomar la primera gran decisión de mi vida. Tenía dos opciones. Seguir a mis amigos y pasármelo en grande sin saber si seguiría estudiando, o ir a otro instituto separándome de mi pasado buscando centrarme en los estudios. Opté por el segundo y te cuento más adelante los resultados.

Etapa 2: de 14 a 21 años

También me lo pasé “dabuten” en el instituto. Y encima estudié, aunque realmente nunca entendí el sistema tan absurdo que elegimos para “avanzar” en la vida. Memorizar sin sentido, sentir sin memoria. Nada de inteligencia emocional o de cosas tan útiles como aprender a hacer una declaración de hacienda o llevar tus finanzas de la mejor manera posible. 

Así que a trompicones llegué a la Universidad teniendo sola una cosa clara, quería cambiar el mundo. Sí, mi juventud se ha basado en sentir que hay humanos que pueden cambiar el mundo y yo quería ser uno de ellos. ¡Error! Elegí una carrera equivocada. Empecé a estudiar Ciencias Políticas y comprobé que si quería mantener mi autenticidad, no era la mejor idea para ser feliz. Te sigo contando.

Etapa 3: de 21 a 28 años

De la crisis al éxito. Muchos tienen mucho miedo al fracaso, a mí me encanta caer para levantarme más fuerte. Finalmente abandoné los estudios y empecé a descubrirme. Me lancé a salir al extranjero no sin antes formarme en el mundo del Coaching y Desarrollo Personal. Quería aprender inglés, así que fui a parar al Reino Unido. Aprendí a trabajar duro y a reforzar mis sueños. Sentía que había venido a algo mas que a ejercer una profesión. Volví a estudiar el grado de Comunicación (en curso) y acabé un MBA en Sports Management.

Después de pasar momentos muy duros y tener que despedir a mi padre, era momento de visitar la ciudad de mis sueños: Barcelona. No sé, siempre me llamó tanto la atención esa ciudad y sus oportunidades. A mis 27 sentí que era el momento de crear Dreamingpass, un billete que diseñé para cumplir mis sueños y ayudar en lo que humilde pueda a otros valientes con los suyos. Y en unas vacaciones cualquiera me ocurrió esto.

A partir de este hecho, me puse a viajar y a crear proyectos con el afán de aportar mi grano de arena animando a otros humanos a tomar consciencia. Regalé abrazos, besos y sobre todo traté de inspirar con un mensaje de esperanza soñadora.

Etapa 4: de 28 a la actualidad

Ahora cuando escribo esto tengo 31 años, poco pelo y el mismo sentimiento de siempre: quiero brillar y ayudar a los demás en lo que pueda. Así que de los 28 hasta ahora, ha sido un viaje muy apasionante donde he pasado de volar a volver a estrellarme. Pero yo no sé cómo lo hago que siempre vuelvo a reconstruir la avioneta y la vuelvo a poner en marcha. Cuesta, pero cada vez vuela mejor.

A mis 29 años decidí cumplir mi primer sueño. Venderlo todo e irme con una mochila a caminar más de 1.200 km regalando abrazos. ¿Qué tal fue? Aquí tienes más info.

Y AHORA, ¿CÓMO PRETENDO CUMPLIR MÁS SUEÑOS QUE AÑOS?

Pues siendo consecuente. Ahora mismo tengo 31 años, llevo un sueño cumplido, así que me quedan 30. Voy a ir a por ellos, sin titubeos. Y lo mejor es que te lo voy a contar a través de Instagram. Toda la aventura, los avances, las historias de otros soñadores, de humanos que se superan diariamente y darte las herramientas que a mí me funcionan para tú también diseñes una vida llena de sentido.

El próximo que voy a desarrollar a partir de noviembre de 2018, es conseguir el RECORD GUINNESS de la mayor cantidad de abrazos retratados en una foto y recopilados en el hashtag de Instagram #75000abrazos. Tenemos de plazo un año. ¿Te animas a subir el tuyo? Te lo agradecería mil.

SI tienes interés en toda esta historia, sígueme en Instagram.

Un día se me ocurrió pedirles a varias personas que me conocen, qué pensaban de mí. Me costó regalarles un jamón, pero valió la pena para realizar el vídeo. 🙂

×
×

Carrito