17 de enero

¿Por qué nos cuesta tanto ser auténticos? Mi experiencia

Es 17 de enero de 2019

Querido diario…

El otro día me encontré con una persona que me hizo reflexionar. Mujer, de 50 a 60 años y por lo que yo entendí, consecuente con su libertad. Me encontraba yo conduciendo un coche y al girar la esquina vi como esta misma mujer se cruzaba en mi camino, frené sin alterarme y fui alcanzándola yendo a muy poca velocidad.

Mi intención era avisarla de que era peligroso cruzarse así e ir por medio de la carretera sin sentido aparente. Al pitarle con el claxon ella me respondió un tanto enfadada: “¿Qué pasa? Voy por donde me sale de las pestañas”. Gracioso el comentario no, lo siguiente. Era peligroso pero al menos ella estaba decidiendo qué hacer en esos momentos, estaba siendo libre y yo la estaba obstaculizando.

No es que yo sea partidario que todo el mundo haga lo que le dé la gana sin tener en cuenta a los demás. Pero me hizo reflexionar el hecho de que si todos fuéramos a poca velocidad en nuestras vidas, no habría tantos conflictos. Todo se solucionaría de una manera más pacífica.

La mujer simplemente fue, no estaba tratando de aparentar nada, ni quedar bien con nadie. Y en mi caso cuando trato de hacer eso, siempre existen voces en contra. Aunque tengo que reconocerte que la peor siempre es la propia, la de la mente. Cuando elijo el camino de autenticidad todo fluye, no llevo mochilas y lo que transmito es más puro.

Y en ese camino me encuentro ahora, el de poder recuperar mi identidad. Poco a poco trato de despertar al personaje que le dio un día por dejarlo todo e irse a la aventura. No sé cuándo, ni cómo, lo único que sé es que volveré. Y seguro que en el momento que pase, me estará esperando con los brazos abiertos mi autenticidad.

 

Main photo by Annie Spratt

Coméntame lo que te apetezca

sígueme en

Contacto



Para cualquier tipo de colaboración puedes
escribirme a marc@dreamingpass.com o
hacer click en contacto.

Dreamingpass © 2018